Blog Dondé Banco

Mejora tu economía familiar ¡Descubre las maneras más fáciles de lograrlo!

7 de las posibles razones por las que nunca te queda dinero para ahorrar

7 de las posibles razones por las que nunca te queda dinero para ahorrar

Una queja constante entre las personas que no tienen ahorros es la siguiente: Las necesidades diarias no dejan un solo centavo libre para guardar. Pese a que los bajos sueldos y el encarecimiento de los productos de uso regular definitivamente dificultan la situación, también es cierto que la mayoría tenemos malos hábitos que no nos permiten reservar dinero para ahorrar inclusive cuando cantidades considerables pasan por nuestras manos. 

Si te has esforzado por crear un fondo de ahorro pero no has tenido éxito, puede que no se deba a que no te alcanza lo que ganas, sino que a que no estas poniendo atención a ciertas cuestiones que realmente tienen un efecto negativo sobre tus planes. A continuación descubrirás a lo que nos referimos.

1-No tienes en cuenta el gasto hormiga

Por alguna razón, tenemos muy arraigada la idea de que gastar $5 pesos en una golosina, $25 en una baratija y $50 en una cajetilla de cigarros, no afecta para nada nuestras finanzas. Considera que de esta manera se fuga mucho más dinero del que crees, así que definitivamente cuenta. Haz un cálculo del total que suman esos pequeños gastos que haces por semana y te sorprenderás gastando hasta $1000 pesos o más ¡en nada! 

A menudo lo que ocurre en estos casos es que las personas preferimos gastar poco más seguido que desembolsar una gran cantidad de dinero una sola vez a cambio de algo tangible que recuerda claramente lo que gastamos. El punto es que esta es una ilusión que sólo te lleva a gastar mucho más de lo que tenías pensado en nada en particular.

No te sientas obligado a privarte de pequeños placeres, sólo mantenlos vigilados y entonces descubrirás que sorpresivamente, que queda algo de dinero para ahorrar.

2-Los pagos te están devorando y no tienes dinero para ahorrar

Si además de tener que cubrir tus gastos de alimentación, transporte, vivienda y servicios domésticos tienes cientos de pagos extra que hacer, nunca podrás avanzar y el dinero no te rendirá, no importa lo bien que estés ganando en un momento dado.

Recorta una buena parte de esos pagos liquidando la mayoría de tus deudas cuanto antes y quedándote con una sola que puedas pagar sin líos. 

No olvides que pagar a crédito tiene que darte la oportunidad pagar sin apuros y no solamente permitirte comprar sin dinero, por lo que no tiene sentido que compres así su tendrás que vivir batallando con los pagos parciales.

Si ya estás hasta el cuello de deudas y entonces abonas cada semana, quincena o mes, es completamente lógico que nunca te quede dinero para ahorrar. Llegado este punto lo mejor es liquidar y tener en cuenta la experiencia la próxima vez que decidas usar tu crédito.

3-La administración de tus recursos necesita un reajuste

Puede que todo lo que necesites para tener algo de dinero para ahorrar es hacer una pequeña reestructuración de tus gastos comunes. Esto incluye por ejemplo, cambiarte a un paquete básico de telefonía, comprar tus vivieres en un sitio donde te den un mejor precio o viajar a pie cuando la distancia y tus actividades lo permitan. 

En la casa suele haber gastos que absorbemos automáticamente sin detenernos a pensar que en realidad podemos prescindir de ellos. Ese es el caso de la suscripción de ese periódico que nunca lees. Revisa tus gastos y seguro encontrarás mucho qué recortar 

4-Agotas hasta el último centavo

Eso le sucede  los compradores compulsivos, pues no resisten la tentación de quedarse con unos pocos pesos en la bolsa porque consideran que al cabo no se puede aprovecharlos de otra manera que no sea gastándolos. 

Procura hacer una lista definida de lo que debes comprar normalmente, haz un presupuesto y luego trata de respetarlo. Te sorprenderás de la cantidad de dinero para ahorrar con la que puedes contar si no das por hecho que no te quedará nada al terminar tus compras.

5-Nunca sabes lo que hay tu despensa

Si eso te ocurre seguido entonces te ves saliendo a comprar lo que necesitas en el momento menos indicado. Como tienes urgencia, terminas comprando en cualquier sitio y pagando lo que sea que te cobren. Es por eso que pagas $60 pesos por un frasco de café soluble que en otros sitios te costaría la mitad.

Trata de adquirir con calma lo que se necesita en casa para que puedas comparar precios y encontrar el sitio donde tu dinero rinda más. Verás que así ya no vuelves a regalar un solo centavo a esos minisupermercados extranjeros que se encuentran en cada esquina de tu ciudad.

6-Tienes un concepto erróneo de lo que implica gastar

No todos los gastos son realmente gastos ya que algunos de ellos te reportan cierta ganancia por ejemplo el pago de cursos de actualización para tu trabajo, la adquisición de nuevos grados académicos y el aprendizaje de idiomas; que te abren las puertas para acceder a empleos mejor pagados y a oportunidades únicas para hacer crecer tu negocio. Si quieres recortar en gastos para tener algo de dinero para ahorrar no comiences escatimando en tu preparación para la vida. 

7-No te has fijado meta definidas

Si tienes suficientes entradas para vivir sin apuros, tal vez no le prestes tanta atención a la cuestión del ahorro porque no te has definido una meta específica para el futuro. En ese caso es preciso que pienses un poco y que trates de poner a trabajar una parte de los recursos que recibes para que más adelante no tengas la necesidad de trabajar al ritmo que lo has venido haciendo hasta ahora. 

 

Siempre cerca de ti

  • Acércate a nosotros de la forma que quieras, tenemos muchas opciones.

    Contáctanos

  • Encuentra la sucursal más cercana a ti, son más de 300.

    Búscala

  • Queremos escucharte, tu experiencia nos ayuda a mejorar.

    Sugiérenos

Consulta los Costos y las Comisiones de nuestros productos