Blog Dondé Banco

Mejora tu economía familiar ¡Descubre las maneras más fáciles de lograrlo!

Solicitar un préstamo al banco para mi negocio ¿Buena opción?

Solicitar un préstamo al banco para mi negocio ¿Buena opción?

Cuando estás en serios aprietos es normal pedir ayuda. En el caso de una empresa, es común pedir préstamos para poder subsistir, pero muchas veces entramos en una deuda, que en lugar de apoyarnos nos hunden más. Solicitar un préstamo al banco para mi negocio puede ¿Una buena opción? A continuación, en Fundación Dondé, te mostraremos que no.

No Solicitar un préstamo al banco para mi negocio: la respuesta

Un negocio debe de sobrevivir a diferentes cuestiones y problemas, pero lamentablemente algunos son demasiado grandes para las personas en general. Solicitar un préstamo al banco para mi negocio no es una buena opción, ya que te atraerá muchos problemas, incluso más de los que tienes en este momento. Por esa razón, en Fundación Dondé, te queremos mostrar estos argumentos para dar un rotundo NO.

1.- Los intereses son una trampa mortal

Cuando tú vas a pedir información al banco, por lo regular, te pintan el préstamo como la solución definitiva a tus problemas. Todo será excelente siempre y cuando no te pases un solo día para pagar el préstamo, ya que de ahí tendrás la mala fortuna de entrar al peligroso mundo de los intereses, que en realidad sólo están hechos para fomentar la deuda.

Los intereses son una especie de multa, para hacerlo más sencillo, que el banco te cobra cuando te tardas más de tu fecha de corte para pagar la deuda. Estos pueden llegar a ser muy altos, ya que se calculan con base en el tipo de préstamo, tiempo y plan que hayas firmado en tu contrato. Esto sólo te quitará la posibilidad de ahorrar.

Estos intereses son más que nada el pago de deudas. Si no tienes cuidado al momento de contratar el préstamo con el banco, los intereses pueden doblar o triplicar tu deuda en cuestión de meses. Los bancos tienen la opción de llevar tu deuda al entorno legal, por lo que te recomendamos no llegar a esta instancia. Si ya lo pediste, paga tu deuda puntualmente.

2.- Fenómeno del Apalanca miento

Cuando tratas de pedir un préstamo el banco de tu confianza, muchas empresas cometen un error terrible: Lo piden cuando la deuda está ahí, y no para crecer como compañía. Los economistas tienen un nombre para este fenómeno: Apalanca miento. Esto es muy peligroso, ya que sólo puede provocar más problemas.

Si se pide un préstamo y se está inundando en una deuda terrible, pasa algo similar a esto: Puede haber liquidez, pero esto no quiere decir que tengas lo suficiente para pagar tu nueva deuda mes con mes, entrando en una tormenta financiera sin salida. Los bancos sólo quieren su dinero de vuelta.

Aquí es donde entra el punto número 1 de este artículo, ya que los bancos, al ver que no estás pagando en los plazos que te dan, comienzan a bombardearte con intereses y más intereses, haciendo que tu deuda esté creciendo constantemente y siendo imposible pagar aunque estés ganando dinero. Esto nos lleva al tercer problema

3.- Flujo de Fondos

Los bancos tienen sus reglas, y tú las aceptas. Los métodos de pago son muy difíciles y hasta te esclavizan, pero tú eres el único culpable de esto. Los Bancos te están diciendo que te cobrarán intereses, pero si no tienes la posibilidad de hacerlo, estarás entrando a otro fenómeno llamado Flujo de fondos.

Un fondo es todo aquello que pasa por tu caja, es decir, todo lo que ganas cuando vendes un producto, realizas un servicio y mantienes haciendo una tarea. Aquí es donde puedes seguir comprando, invertir y conseguir ganancias. Son reglas básicas de economía que todo empresario debe de conocer.

El Flujo de fondos es cuando utilizas el dinero que está en tu caja para pagar deudas externas que no tienen nada que ver con la inversión. Si utilizas 1000 pesos de los 1500 que ganas para pagar una deuda con el banco, es muy posible que tu empresa entre en un período todavía más oscuro.

Según varios investigadoras, pagar los intereses provoca flujo de caja, que lo único que provoca es la quiebra.

4.- No hay planes a tu medida

Cada persona es diferente, con diferentes necesidades y problemas. Lo mismo pasa en un negocio. Aunque muchos tengan una deuda terrible, esta es muy diferente a la del local de frente, por lo que no hay un préstamo que se adecue a tus necesidades de pago y de deuda, algo que los bancos siempre te están ofreciendo.

Los bancos toman un precio fijo para darte un dinero que ellos dicen que necesitas, que puede ser mucho mayor o menor que de lo que necesitas. Esto, además, no te permite la posibilidad de calcular unos intereses que sean amables con el consumidor. Al fin y al cabo esto es el negocio de ellos.

No hay planes a tu medida dentro del banco, por lo que muchas veces necesitarás de nuevas alternativas para poder salvar tu negocio, por lo que sólo tienes que buscar.

Aquí en Fundación Dondé te damos la posibilidad de adquirir un préstamo que sin duda te interesará. No necesitas preocuparte por los intereses, ya que te estamos ofreciendo el servicio de empeño de diferentes productos que seguramente tienes en tu hogar llenándose de polvo.

En la página de Internet tendrás todas las pistas necesarias para que accedas al servicio de empeño más fácil y rápido del mercado. 

Siempre cerca de ti

  • Acércate a nosotros de la forma que quieras, tenemos muchas opciones.

    Contáctanos

  • Encuentra la sucursal más cercana a ti, son más de 300.

    Búscala

  • Queremos escucharte, tu experiencia nos ayuda a mejorar.

    Sugiérenos

Consulta los Costos y las Comisiones de nuestros productos